La idea es charlar del arte creado por la gente

Río dos mil dieciseis va a cerrar con una celebración imborrable el último día de la semana de noche (veintiuno de agosto), para poner un colofón a los Olimpiadas de Rio dos mil dieciseis. El legendario estadio Maracaná va a recibir una de las más conocidas fiestas callejeras del Carnaval de Río, la comparsa Cordão da Bola Preta, que llena todos los años el centro de la urbe con más de un millón de juerguistas.

Al paso que la liturgia de apertura se caracterizó por actuaciones ideales y por la transmisión de un mensaje ambiental, la liturgia de clausura va a tener un entorno más callejero.

"La idea es charlar del arte creado por la gente, y de ahí que que el Carnaval es un aspecto inevitable", explica la directiva creativa Rosa Magalhães.

"Ninguna otra urbe del planeta tiene un himno oficial que es realmente una canción de Carnaval (Cidade Maravilhosa). El Carnaval debe estar en la clausura (de los Juegos)".

Aparte de ser una artista famosa, Magalhães dirige la escuela de carnaval Imperatriz de Río, la que ha ganado 5 títulos en los últimos tiempos por mejor actuación en el desfile anual.

Se va a mostrar mucha piel en la liturgia, promete Magalhães, mas no van a ser los desnudos frontales que caracterizan a ciertas bailarinas en el desfile de Carnaval. Ceremonia Clausura Río 2016